PUBLICIDAD

Noticias Belleza y bienestar

Se acerca una vacuna que eliminará la adicción a la nicotina

Los expertos vaticinan que para el próximo año podría aprobarse en EE.UU. el uso de la primera vacuna terapéutica que ayudaría a curar la adicción a la nicotina. En España podría llegar en el año 2013.
Vacuna tabaco

11 de Abril de 2011

Estos días se celebran en Madrid las XXXVIII Jornadas Nacionales de Socidrogalcohol y durante el evento, Iván Montoya, director clínico de Farmacoterapia del Instituto Nacional sobre la Drogadicción de Estados Unidos, ha anunciado que el año próximo podría autorizarse en EE.UU. la administración de la primera vacuna que tiene como objeto combatir la adicción a la nicotina.

En este caso no se trata de una vacuna preventiva, sino terapéutica, ya que serviría para aquellas personas que fuman y quieren curarse de su adicción. Su mecanismo de acción es semejante al de otras vacunas que se emplean para combatir otro tipo de sustancias tóxicas y adictivas como la cocaína.

Montoya ha explicado que próximamente se conocerán los últimos datos de dos estudios, cada uno de los cuales cuenta con la participación de mil pacientes, que pretenden comprobar la efectividad de un nuevo producto, que ha obtenido buenos resultados en los ensayos clínicos anteriores y que, en caso de ser positivos, esperan que la Agencia Americana del Medicamento (FDA, en sus siglas en inglés), aprobará la vacuna el próximo año, aunque no se prevé que llegue a España antes de 2013.

Montoya ha explicado que la vacuna está compuesta por una mínima cantidad de nicotina y una bacteria atenuada, para evitar que el paciente sufra dolor de cabeza o fiebre cuando se le administre el fármaco. El objetivo es activar el sistema inmunitario para que, cuando el sujeto fume, se creen anticuerpos que impidan a la nicotina cruzar la barrera hematoencefálica y alcanzar su cerebro. Así, gracias a la acción del propio sistema inmune del organismo, la nicotina pierde su capacidad para provocar placer y generar adicción. Montoya opina que si se logra evitar que el fumador sienta placer con el consumo de tabaco, lo normal es que deje de fumar.

Tratamiento antitabaco más motivación

La terapia dura seis meses y son necesarias varias inyecciones, aunque en los estudios se ha observado que tras el primer mes se consigue la respuesta inmune mejor y el paciente ya está capacitado para abandonar el hábito tabáquico.

Los expertos señalan, sin embargo, que es preciso acompañar el tratamiento farmacológico de una terapia que motive al paciente a abandonar el hábito, y que debe comenzar antes de la vacunación y continuar tras finalizar el tratamiento para disminuir las probabilidades de que se produzca una recaída.

Fuente: EUROPA PRESS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD