El cáncer de mama supone un shock para la paciente, no sólo en el momento del diagnóstico, sino que permanece después del tratamiento. “En la fase de supervivencia, las preocupaciones giran en torno a las secuelas de la enfermedad y el miedo a la recidiva”, explica Elisabeth Berzal, psicooncóloga de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC). “Aunque los tratamientos oncológicos hayan finalizado, la persona que padecía la enfermedad puede continuar teniendo problemas emocionales derivados de la experiencia vivida. No existe un tiempo determinado en el que las necesidades emocionales relacionadas con el proceso de enfermedad desaparezcan. Dependerá de cada persona individual, sus experiencias vitales, estrategias y habilidades para enfrentarse a las dificultades, su contexto social y familiar…”, añade.

Síntomas de problemas emocionales tras un cáncer de mama

Entre los problemas más habituales que pueden afectar al bienestar emocional o psicológico de la superviviente de un cáncer de mama encontramos:

  • Ansiedad y depresión: “En las mujeres supervivientes de cáncer de mama, una de las principales causas de la aparición de angustia, tristeza o desesperanza son los cambios derivados de la experiencia vivida o de las alteraciones en la imagen corporal o la sexualidad”, señala Elisabeth Berzal. Además, si bien durante el tratamiento, las enfermas de cáncer se ven muy arropadas la atención médica, tras mismo se vive con cierta angustia e incertidumbre por no realizar tantos controles.
  • Miedo a las recaídas, o síndrome de Democles: “A pesar del paso del tiempo, el miedo a la recaída permanece y es común en un alto porcentaje de supervivientes de cáncer, aunque es más frecuente en los primeros meses tras la finalización de los tratamientos”, apunta la psicooncóloga “Las mujeres supervivientes de cáncer de mama pueden permanecer en un estado de hipervigilancia constante hacia su salud que pueden desencadenar sentimientos de indefensión, necesidad de control excesivo y alto malestar emocional”. Esta angustia se vive también en las semanas previas a la revisión oncológica, o cuando una persona cercana recae. “Las revisiones médicas suponen, por lo general, periodos de estrés añadidos. Esta situación de “posible alarma” puede desencadenar altos niveles de ansiedad ante la sensación de no tener forma de evitar o de hacer frente a esta posible noticia. Esta sintomatología ansiosa suele manifestarse en forma de insomnio, dificultad de hacer planes, apatía y mayores niveles de tristeza por el temor que sienten”, explica la psicooncóloga de la AECC .
  • Autoestima pobre: “El tratamiento del cáncer de mama puede tener efectos secundarios que afectan a la imagen corporal y la calidad de vida de las personas que lo padecen. Al finalizar los tratamientos, pueden permanecer secuelas relacionadas con la imagen corporal (por ejemplo, en la mastectomía radical sin reconstrucción mamaria). Este aspecto cobra especial importancia al tratarse de zonas corporales que se relacionan con cánones de belleza femeninos, afectando a su autoestima y su sexualidad”.
Secuelas psicológicas del cáncer de mama

Tratamiento de las secuelas psicológicas en pacientes de mama

Elisabeth Berzal da los siguientes consejos para poder superar estas situaciones:

  • Asumir las responsabilidades y tareas abordables en función de las condiciones de salud. Por ejemplo, si se tiene un linfedema, hay que saber que la movilidad del brazo puede verse limitada.
  • Reincorporación progresiva al puesto de trabajo.
  • Aprender a ser asertivos. No hay obligación de abordar temas personales si no se quiere hablar de ello. Hay que conocer las necesidades propias y mostrarlas al entorno. Responder, por ejemplo: “te agradezco mucho el interés. Son circunstancias dolorosas y no me apetece hablar en el trabajo”.
  • Aprovechar los recursos o apoyos sociales disponibles. Se puede pedir ayuda, si se necesita, por ejemplo al equipo de voluntariado de la AECC.
  • Buscar atención psicológica. La AECC cuenta con más de 250 psicooncólogos que prestan su ayuda. Se puede solicitar a través del teléfono gratuito del infocáncer 900 100 036. Las unidades de oncología también cuentan con psicooncólogos, y psiquiatras.
  • Aceptar el proceso vital por el que se ha pasado. Superar un cáncer implica cambios físicos y personales. Es habitual que, tras el cáncer de mama, las personas se replanteen sus proyectos vitales, su manera de vivir, sus valores personales…

Creado: 10 de enero de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD