Una de las inquietudes más habituales en mujeres, sobre todo jóvenes, que han superado un cáncer de mama, es saber si el tratamiento del cáncer de mama puede generarles alguna merma en sus posibilidades de quedarse embarazadas.

Lo cierto es que la quimioterapia empleada en produce una alteración en el funcionamiento de los ovarios de la paciente que puede causar una ausencia de la menstruación permanente, aunque depende de la toxicidad del fármaco que se emplee y de la reserva ovárica de la mujer al inicio del tratamiento. Cuando el cáncer de mama se presenta en una mujer menor de 40 años, el tratamiento con quimioterapia puede provocar que se elimine la función ovárica y que no se recupere. Mientras que en las mujeres jóvenes menores de esa edad, entre el 30% y el 50% el fallo ovárico es reversible y vuelven a ser fértiles, y estas posibilidades aumentan cuanto más joven es la paciente. Pero si la mujer ya no contaba con un buen número de folículos en el ovario y la toxicidad del fármaco es alta, es muy probable que la esterilidad sea permanente.

Tratamiento de la esterilidad en mujeres con cáncer de mama

Hace unos pocos años la recomendación de los médicos era contraindicar el embarazo en las supervivientes de cáncer de mama. Pero los últimos estudios afirman que una gestación no aumenta el riesgo de recaída. Eso sí, se recomienda que tras el tratamiento se dejen pasar entre dos y cinco años tras el diagnóstico, aunque depende del riesgo y del tipo tumor de la paciente. El oncólogo y el ginecólogo valorarán el tiempo estimado con cada paciente.

Problemas de esterilidad tras el cáncer de mama

También, y desde el momento del diagnóstico, asesorarán a la paciente joven sobre la conveniencia o no de someterse a técnicas de preservación de la fertilidad antes de iniciar el tratamiento oncológico:

  • Criopreservación de embriones: requiere recurrir a una hiperestimulación ovárica, para obtener un buen número de óvulos que se fecundan con el esperma de la pareja o de un donante.
  • Criopreservación de ovocitos: también en este caso es necesario una estimulación ovárica previa para producir ovocitos para una posterior fecundación in vitro (FIV).
  • Criopreservación de la corteza ovárica: esta técnica conlleva, en primer lugar, la extracción de tejido ovárico antes de comenzar el tratamiento y para, una vez finalizado, reimplantarlo. De esta forma la mujer recupera su fertilidad. Se aconseja sobre todo en mujeres muy jóvenes.
  • Otros tratamientos: los agonistas de hormona liberadora de la hormona luteinizante o análogos de LHRH se utilizan como método complementario a las otras técnicas para facilitar la gestación.

Creado: 10 de enero de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD