Se deben usar mascarillas sin metal en pruebas de resonancia magnética

La FDA advierte que antes de someterse a una una resonancia magnética se revise que la mascarilla no contenga metal en la zona que se ajusta a la nariz o nanopartículas metálicas en el tejido, ya que podrían causar quemaduras.
Escrito por: Eva Salabert

10/12/2020

Mascarillas y resonancia magnética

La Agencia Americana del Medicamento (FDA) ha lanzado un comunicado de seguridad advirtiendo de que es peligroso llevar una mascarilla que contenga elementos metálicos durante una prueba de resonancia magnética. Según los expertos de la FDA las mascarillas para protegerse contra la infección por coronavirus –ya sean quirúrgicas o no– pueden contener piezas metálicas, como las pinzas flexibles o alambres nasales que sirven para ajustar el cubrebocas a la nariz, grapas para la diadema de la cabeza, además de nanopartículas (partículas ultrafinas), o recubrimientos antimicrobianos que podrían contener metal (como plata o cobre), que se calentarían y podrían provocar quemaduras al paciente durante la realización de la prueba.

Recientemente, la FDA ha recibido un informe sobre un paciente que había sufrido quemaduras en la cara a consecuencia del metal que contenía la mascarilla que llevaba puesta mientras le realizaban esta prueba médica, y por ello ha querido recordar tanto a los pacientes como a los profesionales médicos que no se debe llevar encima ningún objeto metálico.

Como es posible que el paciente no sepa si su mascarilla es adecuada para la resonancia magnética, debe consultar siempre a la persona encargada de realizarla

Debido al aumento del uso de mascarillas por la pandemia por COVID-19, la FDA desea que los pacientes y los profesionales médicos sean conscientes del potencial riesgo que supone el uso de mascarillas con metal durante las pruebas de resonancia magnética, ya que el metal podría provocar un calentamiento inducido por radiofrecuencia.

Recomendaciones a pacientes y profesionales en resonancias

En la resonancia magnética se emplean potentes imanes y ondas de radio para tomar imágenes del interior del cuerpo, que ayudan a los profesionales sanitarios a diagnosticar una enfermedad o lesión y también permiten monitorizar un tratamiento médico.

Por ello, la FDA recomienda que los pacientes que vayan a someterse a una resonancia magnética utilicen mascarillas que no contengan metal. Como es posible que el paciente no sepa si su mascarilla es adecuada para la prueba, debe consultar siempre a la persona encargada de realizarla para que se lo confirme. Además, en el caso de que sufra quemaduras por esta causa debe informar a la FDA o a las autoridades sanitarias de su región, porque conocer estos datos puede ayudar a mejorar la seguridad de los pacientes.

PUBLICIDAD