Fermentados mejoran el microbioma intestinal y reducen la inflamación

Incluir en la dieta alimentos fermentados, como el kéfir, el yogur o el kimchi, podría ayudar a mejorar la diversidad del microbioma intestinal y a reducir la inflamación del organismo en tan solo 10 semanas, según un reciente estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

14/07/2021

Fermentados mejoran microbioma intestinal

Seguir una dieta que incluya alimentos fermentados, como el yogur, kimchi, kéfir o té de kombucha, podría ayudar a mejorar la diversidad del microbioma intestinal y disminuir la inflamación en tan solo 10 semanas. Este ha sido el hallazgo de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina de Stanford (EE.UU.).

La investigación, que se ha publicado en la revista Cell, se ha realizado gracias a 36 adultos sanos que siguieron una dieta rica en alimentos fermentados o ricos en fibras durante un período de 10 semanas. Los resultados mostraron que ambas dietas tuvieron efectos diferentes en el sistema inmunológico y en el microbioma intestinal, es decir, el conjunto de microbios que se encuentran en el intestino.

Las dietas ricas en alimentos fermentados redujeron 19 proteínas inflamatorias, entre ellas la interleucina 6, asociada a la diabetes tipo 2 y a la artritis reumatoide

Los investigadores encontraron que este tipo de alimentos fermentados aumentaban la diversidad microbiana en general y que tenía efectos más llamativos cuando las porciones eran más grandes. Además, observaron que cuatro tipos de células inmunes estaba menos activas en el grupo de alimentos fermentados, 19 proteínas inflamatorias de las que fueron medidas en pruebas de sangre también se redujeron, entre ellas la interleucina 6, relacionada con la artritis reumatoide, el estrés crónico y la diabetes tipo 2.

Microbioma sin cambios con la dieta rica en fibra

Por otro lado, los resultados obtenidos en el grupo que siguió una dieta rica en alimentos con fibra, como legumbres, cereales integrales, semillas, frutas, verduras y frutos secos, mostraron que ninguna de estas 19 proteínas inflamatorias se redujo y la microbiota se mantuvo estable y sin cambios significativos en las muestras de sangre y heces.

“Las dietas dirigidas a la microbiota pueden cambiar el estado inmunológico, proporcionando una vía prometedora para disminuir la inflamación en adultos sanos”, ha explicado Christopher Gardner, director del estudio. Ya existe una amplia evidencia científica que indica que la alimentación está muy relacionada con el sistema inmunológico y la salud en general concretamente por los cambios en el microbioma intestinal.

El siguiente paso que plantean los investigadores es analizar mediante pruebas en ratones los mecanismos moleculares por los cuales las dietas tienen la capacidad de cambiar el microbioma y reducir las proteínas inflamatorias. Otro objetivo es conocer si añadir a la dieta alimentos fermentados reduce la inflamación o mejora otros marcadores de salud en personas con enfermedades inmunológicas y metabólicas, y en mujeres embarazadas y personas mayores.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD