PUBLICIDAD

Los cigarrillos electrónicos perjudican la salud, incluso sin nicotina

Vapear –aunque sea con cigarrillos electrónicos que no contienen nicotina– afecta a la función vascular y puede deteriorar los vasos sanguíneos, debido a que se inhalan sustancias tóxicas que promueven la inflamación.
Escrito por: Eva Salabert

23/08/2019

Mujer joven fumando un cigarrillo electrónico

Los e-cigarrillos llevan generando polémica desde su aparición, y varios estudios han asociado el vapeo con diversos riesgos para la salud pulmonar o cardiovascular, entre otro problemas, que también han sido señalado por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), que ya solicitó en su momento que estos productos se sometieran a las mismas medidas restrictivas que el tabaco convencional.

Ahora, un nuevo estudio alerta de que los cigarrillos electrónicos, incluso aquellos sin nicotina, pueden resultar perjudiciales para los vasos sanguíneos porque contienen sustancias tóxicas que al inhalarse llegan a los alvéolos del pulmón y son captadas por los vasos sanguíneos, interfiriendo en la función vascular y promoviendo la inflamación.

Un único episodio de vapeo provocó una reducción del flujo sanguíneo y un deterioro de la reactividad vascular en la arteria femoral

La investigación ha sido realizada en la Escuela de Medicina de la Universidad de Pensilvania (Filadelfia, EE.UU.) y se ha publicado en Radiology. Sus autores realizaron resonancias magnéticas a 31 adultos sanos y no fumadores, antes y después de que vapearan cigarrillos electrónicos cargados con líquidos sin nicotina, pero que sí contenían propilenglicol y glicerol de grado farmacéutico con saborizante, con el objetivo de comprobar cuáles eran los efectos inmediatos del vapeo sobre la función vascular sistémica.

Vapear tuvo un efecto inmediato sobre la función vascular

También se procedió a explorar la arteria femoral en la pierna, la aorta y el cerebro de los participantes, antes y después del vapeo, empleando para ello nuevos protocolos de IRM (imagen por resonancia magnética) multiparamétricos, que habían sido desarrollados por Michael C. Langham, uno de los científicos que ha participado en el estudio.

Tras comparar todos los datos, los resultados mostraron que este único episodio de vapeo había provocado una reducción del flujo sanguíneo y un deterioro de la reactividad vascular en la arteria femoral, en la que se registró una disminución del 34% en la dilatación mediada por flujo.

Los investigadores también observaron una reducción del 17,5% en el flujo máximo y una disminución del 25,8% en la aceleración de la sangre, lo que sugiere un deterioro de la función del endotelio (el tejido que recubre el interior de los vasos sanguíneos), así como una reducción del 20% en la saturación venosa de oxígeno, que indica que la función microvascular se encuentra alterada.

Estos hallazgos, según Alessandra Caporale, investigadora del Laboratorio de Imágenes Estructurales, Fisiológicas y Funcionales de la Facultad de Perelman en la Universidad de Pensilvania, confirman que los productos que se añaden a la base líquida de los cigarrillos electrónicos provocan problemas respiratorios y circulatorios, y que los consumidores deben ser conscientes de que inhalan tóxicos, y no solo vapor de agua.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD