PUBLICIDAD

Mecerse durante el sueño mejora el descanso y consolida la memoria

Ser mecido en cunas o hamacas ayuda a dormirse antes, permite disfrutar de un sueño más profundo y reparador, con menos despertares, y además contribuye a mejorar la memoria, según un par de estudios.
Escrito por: Natalia Castejón

29/01/2019

Mujer meciéndose en una hamaca

Son muchos los niños que tienen que ser acunados o mecidos para que consigan dormirse, mientras que muchos adultos también parecen alcanzar una mayor relajación cuando se echan la siesta sobre una hamaca. Ahora, dos estudios de la Universidad de Ginebra (UNIGE), la Universidad de Lausana (UNIL) y los Hospitales Universitarios de Ginebra (HUG), realizados en seres humanos y en ratones, han demostrado que el balanceo oscilante favorece una conciliación más rápida del sueño, y hace que este resulte más reparador, con la ventaja añadida de mejorar la memoria en las personas.

El estudio en humanos, publicado en la revista Current Biology, contó con la participación de 18 adultos sanos a los que se les realizó un estudio del sueño una noche mientras dormían en una cama basculante, y otro en la misma cama pero sin movimiento. Los resultados fueron que la noche en la que fueron mecidos se durmieron antes y estuvieron más tiempo en la fase de sueño no REM, es decir, que tuvieron un sueño más profundo y con menos cantidad de desvelos.

Los investigadores atribuyen las mejoras en el descanso al ser mecidos a que el balanceo produce una estimulación del sistema vestibular

Además de estos beneficios, explica Laurence Bayer, uno de los autores de la investigación, también se encontró una mejora en la memoria tras unas pruebas de estudio de parejas de palabras. Este descubrimiento podría ayudar a las personas que tienen problemas en su descanso, como es el caso de los pacientes con insomnio, e incluso a los adultos mayores que tienen un sueño deficiente o problemas de memoria, aunque se necesitan más estudios al respecto.

El balanceo estimula el sistema vestibular

En el caso de los ratones, cuya investigación también ha sido publicada en la misma revista Current Biology, el movimiento que se realizó a las jaulas donde se encontraban fue cuatro veces superior que el de las camas de los humanos. Los resultados fueron similares en cuanto a rapidez para dormirse y duración del sueño, pero los animales no experimentaron mejoras en la calidad del sueño ni en la memoria.

Al parecer, los investigadores barajan como posible explicación que el movimiento de balanceo estimula el sistema vestibular –relacionado con el equilibrio y el control espacial–. Para comprobarlo, parte de los ratones que participaron en la prueba tenían dañados los órganos otolíticos, que incluyen el sáculo y el utrículo. Estos animales no obtuvieron mejoras en el sueño al ser mecidos, por lo que creen que este problema podría anular los beneficios de la oscilación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD