Coagulación sanguínea anormal podría ser causa del COVID persistente

Los pacientes con COVID persistente siguen teniendo medidas de coagulación sanguínea más elevadas de lo normal, lo que podría ser la principal causa de los síntomas que padecen, como la fatiga o los dolores musculares.
Escrito por: Eva Salabert

18/08/2021

Ilustración médica de un coágulo sanguíneo

El síndrome de COVID persistente o prolongado es una secuela de la infección por SARS-CoV-2 que puede durar meses, en los que los pacientes que han superado la enfermedad siguen experimentando un cansancio extremo, dolores musculares, cefalea, o niebla mental, entre muchos otros problemas de salud, ya que se han llegado a identificar más de 200 síntomas posCOVID-19.

Hasta ahora se desconocen los motivos por los que se produce este fenómeno, pero un nuevo estudio dirigido por científicos de la Universidad de Medicina y Ciencias de la Salud RCSI ha revelado que la principal causa del COVID persistente podría ser una coagulación de la sangre anormal. El grupo de investigadores había estudiado previamente la peligrosa coagulación que presentaban algunos pacientes con COVID-19 agudo grave.

“Comprender la causa raíz de una enfermedad es el primer paso hacia el desarrollo de tratamientos efectivos”

Los autores de la investigación, que se ha publicado en Journal of thrombosis and haemostasis, examinaron a 50 pacientes que tenían síntomas de COVID prolongado y encontraron que los marcadores de coagulación en su sangre estaban significativamente elevados en comparación con las personas sanas del grupo de control.

En los pacientes que habían precisado ingreso hospitalario durante la infección inicial por coronavirus los marcadores de coagulación eran más altos, pero se observó que incluso aquellos que pudieron permanecer en casa durante la enfermedad también tenían elevados los marcadores de coagulación de manera persistente.

La coagulación se mantenía elevada tras bajar la inflamación

Los resultados mostraron que una mayor coagulación se relacionaba directamente con otros síntomas del síndrome de COVID persistente, como la fatiga y una disminución de las capacidades físicas. A pesar de que los marcadores de inflamación habían recuperado sus niveles normales, el aumento del potencial de coagulación se mantenía en el caso de los pacientes con COVID persistente.

“Nuestros resultados sugieren que el sistema de coagulación puede estar involucrado en la causa raíz del síndrome de COVID prolongado”

“Debido a que los marcadores de coagulación estaban elevados mientras que los marcadores de inflamación habían vuelto a la normalidad, nuestros resultados sugieren que el sistema de coagulación puede estar involucrado en la causa raíz del síndrome de COVID prolongado”, ha afirmado la Dra. Helen Fogarty, autora principal del estudio, miembro de ICAT y estudiante de doctorado en el Centro Irlandés de Biología Vascular en la Escuela de Farmacia y Ciencias Biomoleculares RCSI.

“Comprender la causa raíz de una enfermedad es el primer paso hacia el desarrollo de tratamientos efectivos”, ha añadido el profesor James O'Donnell, director del Centro Irlandés de Biología Vascular, RCSI y hematólogo consultor en el Centro Nacional de Coagulación en el Hospital St James de Dublín.

“Millones de personas ya están lidiando con los síntomas del síndrome de COVID prolongado, y más personas desarrollarán COVID prolongado a medida que continúan ocurriendo infecciones entre los no vacunados. Es imperativo que continuemos estudiando esta afección y desarrollemos tratamientos efectivos”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD