Fumar en cachimba aumenta el riesgo de coágulos, ictus e infartos

El humo que se inhala al fumar en cachimba aumenta el riesgo de infarto o ictus, según un estudio en ratones que muestra que las sustancias tóxicas que contienen las pipas de agua favorecen la formación de coágulos en la sangre.
Escrito por: Caridad Ruiz

20/01/2020

Pareja fumando en cachimba

Fumar en cachimba, hookah, narguile o pipa de agua es un hábito muy extendido entre los adolescentes y los jóvenes. De hecho, abundan los bares y discotecas donde es posible encontrar estos productos, que se suelen percibir como inocuos, o menos perjudiciales para la salud que los cigarrillos. 

Sin embargo, no están exentos de riesgos, tal y como han confirmado diversos estudios. Ahora, un nuevo trabajo con ratones ha descubierto que el humo de las pipas de agua aumenta las posibilidades de que se formen coágulos sanguíneos y, por lo tanto, incrementan el riesgo de sufrir un infarto o un accidente cerebrovascular. El estudio, realizado en la Universidad de Texas en El Paso (EE.UU.), se ha publicado en la revista científica Arteriosclerosis Thrombosis and Vascular Biology.

Fumar en cachimba implica inhalar productos químicos tóxicos, como el monóxido de carbono, que pueden deteriorar los vasos sanguíneos, el corazón y los pulmones

El experimento se realizó con ratones a los que se expuso a un aparato similar a la cachimba que imitaba el uso humano de estos dispositivos, y que incluía 12 gramos de uno de los productos con tabaco con sabor de los que se comercializan, y que contienen glicerina, melaza, nicotina y alquitrán. A continuación, los científicos analizaron la actividad de las plaquetas entre los ratones expuestos a estas sustancias, y los que no.

Los investigadores encontraron que el humo del tabaco de una cachimba formaba coágulos de sangre en unos 11 segundos, mientras que cuando no existía esa exposición tardaba unos cinco minutos, y que también provocaba otras alteraciones en el flujo sanguíneo. Con estos resultados, los autores del estudio afirman que fumar en cachimba es tan perjudicial, o más incluso, que aspirar el humo de un cigarrillo tradicional, y aumenta el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiaca y sufrir un accidente cerebrovascular.

Las cachimbas contienen productos químicos tóxicos

Las cachimbas o narguiles consisten en un recipiente donde se calienta la sustancia que se inhala por medio de un carbón. El humo que genera pasa por un recipiente de agua y llega a una manguera, y de ahí a la boquilla, desde la cual se inhala. Estudios anteriores ya han demostrado que fumar en cachimba implica inhalar elevados niveles de productos químicos tóxicos, como el monóxido de carbono, que pueden deteriorar los vasos sanguíneos, el corazón y los pulmones, además de provocar dependencia a la nicotina.

Un estudio de la Universidad de Pittsburg, publicado en Public Health Reports, que analizaba la composición del humo que se inhala, encontró que las pipas de agua producen 125 veces más humo, 25 veces más alquitrán, 2,5 más nicotina y 10 veces más monóxido de carbono que un cigarrillo. También la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala en un documento que no hay razones para pensar que fumar en cachimba es menos perjudicial que un cigarrillo.

En 2017, la organización Proyecto Hombre realizó en Málaga un estudio en colaboración con la Asociación Cívica para la Prevención, que advirtió de la popularidad que estaba adquiriendo el uso de cachimbas entre los adolescentes, y señaló que el 49,5% de los menores de entre 11 y 16 años fumaba en estos dispositivos.

PUBLICIDAD